En este momento estás viendo <span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">8</span> min de lectura</span>

8 min de lectura

Qué significan el Ascendente, el Sol y la Luna en Astrología

 

Conocer nuestra carta natal es una tarea maravillosa, misteriosa, compleja.

Nos permite ingresar en un complejo entramado energético que quizás nunca terminemos de significar.

Mucho hemos escuchado sobre Cartas Natales, pero si uno no ha profundizado en la astrología, no es común conocer la profunda simbología que encontramos en un mapa astrológico.

 

Seguramente en algún momento te encontraste ante la confusión entre el Sol y el Ascendente, que es lo que más se escucha hablar en Astrología, aunque hay una infinidad de temás más que abarca.

Pero siempre me preguntan cuál es la real diferencia entre uno y otro, por ello he preparado este post, para contarte de forma breve qué significa cada uno!

 

El Sol

 

Es la luz y la fuente de vida, el punto energético que centraliza todo el sistema solar.
El signo del Sol simboliza, por tanto, nuestra forma de expresarnos creativamente, el centro de la conciencia individual, nuestra capacidad de vernos como un individuo.

 

Cuando alguien te pregunta: «cuándo es tu cumpleaños?», y tu dices determinada fecha, enseguida te pueden decir: ah si! Tu eres de Cáncer!. Sí, soy de Cáncer.

 

ESE es el Sol. Es el que todos conocemos como “nuestro signo zodiacal”: se lo asocia a la identidad, a la personalidad.

 

Es nuestro brillo. Y si una persona no se logra identificar con ese sol, entonces deberá trabajar más las características del signo en cuestión, procurando resaltar más su ego, su orgullo, su autoestima (en un buen sentido de la palabra).

En cambio, alguien que solamente se ve identificado con su sol, primero que es alguien que no conoce nada de AStrología, lo cual no está mal, pero eso le acota MUCHÍSIMO la capacidad de ver más allá.

NO somos solamente nuestro sol, por eso en mi página yo no hablo prácticamente nunca de cada signo solar, porque somos más que eso… MUCHO MÁS.

Cuando ocurre esa sobre identificación con el sol, pues entonces estaremos vibrando más en el egocentrismo, la arrogancia propia del Sol, el narcisimos. El creer que todo gira ami alrededor. Entonces veo perosnas solamente queriendo saber qué va a pasar para tal y tal signo, y que no comprenden aún, que su signo solar revelará unas características de su forma de ser, pero y la counicación?, y el deseo?, la acción?, el sentido de la responsabilidad?

De esto hablan los demás planetas, que estarán en otros signos de tu carta (algunos compartirán el mismo signo que tu sol), y son tan importantes como este.

Así que empecemos a ver más allá de nuestra nariz, de nuestro ego. Empecemos a entender que somos seres humanos completos y complejos. Atravesados por una historia, criados en una determinada familia, con ciertas costumbres. Hablamos de una forma única cada uno.

Todo esto está reflejado en la carta, y no necesariamente por el Sol.

 

Por eso es importante siempre el equilibrio.

El sol es muy importante en nuestra carta, no obstante hay otros aspectos que muchos astrólogos consideran aún más fundamentales para un análisis.

 

 

La Luna

 

Es el cuerpo celeste más cercano a nuestro planeta Tierra. Es nuestro satélite.
Conocemos su alto nivel de influencia en nuestros ciclos corporales y en la naturaleza, en las mareas o en las cosechas.

 

De manera que por supuesto que nos afecta a nosotros, porque un altísimo porcentaje de nuestro cuerpo está compuesto por fluidos.

 

Al igual que su evidente cercanía física, la Luna, astrológicamente se asocia a lo más cercano y conocido, rige nuestras vivencias más íntimas y ayuda a decodificar nuestro mundo emocional.

El signo de la luna cambia cada dos días y medio y es necesario hacer una carta natal para conocerlo.
Sus características zodiacales revelan nuestros condicionamientos infantiles y familiares. También nuestro apego al pasado, nuestro sentimiento de pertenencia.

 

En el signo lunar nos reconocemos y descubrimos ciertas fragilidades, que ponen en evidencia un niño muchas veces herido, aun cuando somos adultos.
Cómo fuimos criados, la historia ya vivida, muchas veces impide conectar con lo que nuevo y creativo que sucede en el presente.

 

Si ya intuimos que es posible vivir desde un lugar de mayor confianza, en actitud tranquila y relajada, ya no necesitamos estar a la defensiva.

Es interesante conocer el signo de nuestra luna pues habla de “aquello que brindamos a los otros tan naturalmente que ni siquiera nos damos cuenta que lo estamos dando”.

Por otra parte, la luna como te decía más arriba nos habla de nuestro sentimiento de pertenencia, por eso se la relaciona también con el afecto que yo tengo con aquello que conozco, con mi lugar seguro, y esto claramente puede verse reflejado en a casa 4 astrológica, que tiene analogía con la luna.

 

La luna simboliza muchas cosas, cientos de autores le han dedicado libros enteros tratando de dilucidar su simbología, y creo que ninguno ha llegado al punto de la cuestión, porque en realidad, esta simbología tambien está marcada por otros factores.

No es lo mismo hablar de la luna en un sentido astronómico, astrológico, esotérico, biológico, o ambientalista si se quiere.

obviamente que en Astrología, tomamos a la luna como una energía poderosa, intensa, interna, subjetiva.

 

La Luna también nos habla de nuestra madre (o la figura materna que tenemos o recordamos).

donde la luna esté en nuestra carta hablará de emociones, sensibilidad, maternidad, la Madre, nutrición, el lugar de pertenencia, nuestras obligaciones internas, del hogar (en contrapartida de Saturno, que son las obligaciones sociales).

 

Cada signo impregna a esta Luna con su energía, entonces evidentemente no será lo mismo una luna en Escorpio, que una luna en Acuario.

  • Uno será intenso, el otro más leve y suelto (emocionalmente hablando):
  • uno será posesivo y el otro en una búsqueda eterna por la libertad emocional;
  • uno buscará seguridad emocional desde lo más profundo de su ser, y en vínculo con el otro casi que de una manera simbiótica, y el otro buscará seguridad emocional en la expresión de sus ideales, y en la libertad de pensamiento;
  • uno tendrá una madre más controladora y posesiva, y el otro una madre más amistosa y libre.

y la lista continúa.

 

Se entiende?

 

Es el área de nuestra carta que nos habla de por ejemplo, si nos vamos a otro país, cómo manejamos nosotros nuestras raíces, como nos vinculamos con nuestra patria.

 

La luna en definitiva tiene que ver con nuestras emociones, con nuestras necesidades emocionales.

 

Y va a depender del signo en que se encuentre en la carta, y de la casa, para saber de qué manera esta luna se manifiesta, si racional, emocional o más activa, y además en qué contexto de nuestro día a día la podemos ver más presente.

 

El Ascendente

 

Para conocer este signo, es imprescindible conocer la hora y el lugar de nacimiento, pues varía cada dos horas: éste está indicado según la constelación que asomaba en el horizonte en el momento en que cada uno nació.

Marca nuestra forma de interactuar con el mundo, es lo que nos sucede, aquello que nombramos «destino».

El signo del Ascendente habla de una cualidad que nos es propia, pero que no siempre reconocemos y la iremos aprendiendo a través de las experiencias.

Esto significa que el ascendente muchas veces puede ser inconsciente, de modo que no todo el mundo se identifica con él.

Otros por el contrario, sienten mucho más su ascendente que su signo solar.

 

Y esto dependerá de muchos factores, desde el regente de ese ascendente, qué aspectos recibe la casa 1, o si hay muchos planetas en esa casa.

Reconocer e incorporar el propósito del Ascendente será fundamental para la expresión y desarrollo de una vida más plena.

 

El Ascendente también nos habla de cómo somos físicamente. De nuestro cuerpo. Por esto es que cuando un tránsito lento o muy fuerte, pasa por nuestro ascendente, es cuando podemos enfermar, más aun que si pasara por la casa 6.

 

También de cómo nos ven los demás, cuál es la impresión que damos.
La gente piensa que lo primero que se ve es el sol, y eso no es así.

Lo primero que aparece es el ascendente, sea la persona consciente o no de ello.

 

El sol es más esencial, más individual, más personal. Y suelen conocerlo las personas más allegadas a nosotros.
En cambio el ascendente es la primera impresión que damos.

El ascendente se va viviendo, experimentando, conociendo. 

Y a medida que vamos madurando, nos iremos identificando con algunas caraterísticas del signo en cuestión, que antes de pronto no nos identificábamos.

 

Ojalá que te haya servido!

Un abrazo!

 

Lee también:

 

Qué significa Venus y qué significa la Luna

 


 

¡COMPARTE ESTE POST EN TUS REDES SOCIALES!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Comenta a quí debajo si deseas!