En este momento estás viendo <span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">6</span> min de lectura</span>

6 min de lectura

Cómo gestionas la incertidumbre en tu vida

¿Como manejas la incertidumbre en tu vida?

Este suele ser un tema complejo para muchos puesto que vivimos en una sociedad que está atravesada justamente por lo contrario, es decir por las certezas.

En casa de mis padres por ejemplo, los muebles y electrodomésticos tienen más de 20 años, desde que mis padres hicieron la casa y compraron estos artefactos, allí están.

Y la verdad es que no le veo nada de malo a ello, muchas familias lo tienen, y si lo miras bien, no creo que todo el mundo cambie su heladera cada año.

Hasta aquí se podría decir que las cosas duraderas, porque tampoco son permanentes, pero sí duraderas, tienen su razón y sentido común.

El asunto es que socialmente hay otros aspectos de la vida, donde lo permanente solo tiende a frenar a las personas.

Como el trabajo, que la jubilación, el casamiento, el comenzar una carrera y no poder ni cruzarse por la mente la posibilidad de desistir, y una serie de cosas más, que lejos quedaron de la comparativa con los electrodomésticos.

 

Y tú me dirás: pero qué más seguro que tener un trabajo que te durara toda la vida! Sí, lo sé, pero… ¿el trabajo que la persona realmente ama?, o ¿el trabajo que no le queda otra que hacer porque justamente es seguro? Son 2 cosas diferentes.

 

Y en los estudios… recuerdo que yo cuando tenía 18 años quería hacer Psicología, pero escuché algunos comentarios de gente a mi alrededor, de que eso como que no iba a ser demasiado viable, que quién iba a ir a atenderse (en aquel entonces ser Psicólogo no era ni cerca de lo que es ahora)…

Y yo como muchos tantos, me dejé llevar por la ola de opiniones, y decidí empezar a estudiar Derecho, para Abogacía o Escribanía, aun no tenía muy claro cuál de las dos… y en su defecto no fue ni una ni la otra! Es que aquello no era lo mío!

 

Un día llamo a mi madre y le digo: – “Mamá, voy a dejar esta Facultad, no es lo mío, no me gusta, no me siento cómoda. Voy a hacer Psicología el año que viene!”.

 

Mis padres me apoyaron en mi decisión, y al año siguiente empecé Psicología. Que suerte que tuve padres que me apoyaron en eso, y en muchas otras cosas más!

Pero sé que muchos no tienen esa oportunidad, y tienen que vivir toda la vida cargando con la cruz de tener que haber estudiado algo que no les llenaba para cumplir expectativas ajenas.

 

Saliendo de la zona de confort

 

Nadie está libre de dejarse influenciar por las opiniones de otras personas, de hecho yo fui una de ellas, y eso me sirvió como experiencia de vida.

Pero el asunto es que después el cuerpo se termina acostumbrando, la cabeza también, y cuando nos acomodamos en determinadas situaciones ya después no queremos salir de esa zona de confort.

 

En cuanto a las relaciones es aún peor todavía, porque la gente se acostumbra a estar con gente que incluso ya no ama más, por comodidad, por costumbre, por rutina, porque piensa que algún día va a cambiar, y la vida pasa… y pasa.

 

Estamos en tiempos de cambios, de transformación de no conformarnos con poco.
Y no se trata de pretender que venga otro a cumplir con nuestras expectativas, al contrario! Es cuando trabajamos en nosotros mismos, de adentro hacia afuera que esas expectativas luego disminuyen.

 

Autoindagación

 

Pero si no hacemos el trabajo interno, de introspección, análisis, sanar viejas heridas, ver por qué me siento tan insegura cuando una pareja me dice que va a terminarlo todo, o cuando hago siempre lo que se me impone desde afuera y nunca lo que deseo hacer desde mis propias elecciones, entonces mientras no hagamos esto, vamos a seguir repitiendo patrones, y lo que es peor… vamos a seguir atrayendo personas a nuestra vida que justamente vienen a enseñarnos estas cosas, pero no de la forma más bonita.

Y las experiencias serán cada vez más y más intensas y dolorosas, hasta que aprendes.

 

Se trata de un castigo divino? No! Es para que puedas aprender!

 

Urano en Tauro

Esto es lo que vamos a trabajar muchísimo con el ingreso de Urano en el signo de Tauro.

 

Pero lo que quiero que entiendas es que las cosas están cambiando, ya no estamos más para cosas permanentes, lo que va a empezar a prevalecer es lo impermanente, lo inestable, hay que aprender a vivir en lo incierto.

 

Y esto no se trata de vivir siempre en un estrés constante de si tendré o no trabajo, de si tendré o no una casa donde vivir. No! Vamos a pensar un poquito más allá.

 

Se trata de decir ok, este es mi trabajo hoy, me siento a gusto, me siento bien, puedo alcanzar metas, etc. Pero si  mañana decido irme, sé que puedo hacerlo y no pasa nada. Habrá otro trabajo para mi en otro sitio.

 

Lee también sobre Urano en Tauro

 

Soltando el Control… tarea compleja!

Y entiendo que la realidad de ciertos lugares es compleja, pero acá estamos hablando de cada uno hacer su granito de arena para evolucionar en su propia vida, las cosas que ocurren en un país o en un continente escapan de nuestro control…

Control! Eso! Que a tanto les encanta tener sobre las situaciones… pues tampoco lo tendremos más.

Y por qué nos gusta tener bajo control todo? Porque justamente lo incierto da mucho miedo, pero debes comprender que el miedo está en tu cabeza, en tu mente, que se arma escenarios trágicos del futuro, algo que no tiene sentido ninguno.

De qué manera vas a saber qué va a pasar si aún no es tu momento presente? Verdad que es contradictorio?

Y sí, así somos los seres humanos.

 

Por esto es que es tan importante tomar consciencia sobre qué cosas o personas queremos controlar, y en este último caso el escenario es aún peor, porque no hay cosa más triste que sentir la necesidad de tener que controlar los pasos que da otra persona.

 

Claramente me estoy refiriendo a relaciones de pareja, puesto que es donde más se ven estos casos, pero no te creas que es en el único vínculo que ocurre.

La relación entre padre e hijos también suele tener mucho esto de control excesivo, tornándose muchas veces una relación tóxica.

 

Resumiendo, no puedes controlarlo todo, no tienes tanto poder como para hacer semejante cosa, y debes aceptarlo.

 

Observa a tu alrededor, mírate a ti mismo/a y fíjate si eso realmente te da felicidad. Si estás realmente feliz con lo que tienes, o si en el fondo desearías cambiar muchas cosas, que en definitiva quizá por miedos, inseguridades, bloqueos, no lo haces.

Pregúntate cómo sería si actuaras de otra manera, si dejaras de intentar moverte siempre en el mismo lugar, sin animarte a salir de tu zona de confort.

 

Recuerda: el miedo está solo en tu mente. Anímate a cambiar, la vida es un proceso de constantes transformaciones y cambios, por lo tanto vívela de esa manera!

 

Un Abrazo!
Ga ?

 

¡COMPARTE ESTE POST EN TUS REDES SOCIALES!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Comenta a quí debajo si deseas!